El pozo de la vida

EL DESPERTAR DE UN LARGO SUEÑO

Hace casi un año que ando perdido, mi existir se desdibujo aquel día y desde entonces una borrachera, ligera a veces, otras densa y húmeda adormecen mis sentidos y no me permiten ver con transparencia aquello que me rodea.
Entre tinieblas, me muevo y con los días he aprendido a defenderme, a caminar, a enfrentarme a la existencia y salir ileso de esta agresión, deambular entre esta oscuridad a tientas, y cuando por ventura un rayo de sol ilumina el sendero, es tan fuerte e intenso, que su propio brillo distorsiona la realidad y me sume de nuevo en un mundo irreal.
Después fue el deterioro de otros sentidos, mis sentimientos se hicieron duros, metálicos como férrea coraza, y al final mi corazón quedo vacío de otras funciones a excepción de bombear sangre por el resto de mi cuerpo.
Tiempo después, estos latidos también fueron disminuyendo, llegando casi a ser imperceptibles.
El sueño, el cansancio, la pereza, el aburrimiento, el sinsentido que me rodeaba, me iban hundiendo en un profundo letargo, en un sueño impenitente y tenaz.
Una larga hibernación paralizo mi cuerpo, y después la noche, solo la noche, la oscuridad, el largo y profundo sueño, los parpados pesados como el plomo, los pies estáticos y muertos, la respiración cansina y entrecortada, que durante meses me invadió y pudo conmigo.
Y por fin llego la mañana, esa mañana fría, desoladora y fría, pero que a la vez traía los primeros halos de vida, con una luz pálida, pero persistente, mis ojos se resistieron a los primeros destellos, parpadearon y volvieron a cerrarse como pesadas persianas metálicas.
Pero ese embrión luminoso quedo gravado en mi retina y tras instantes de incertidumbre, y no sin grandes esfuerzos, arrojos físicos, bríos mentales fueron cediendo a ese primer impulso y lentamente fueron abriéndose.
Esa luz cegadora, difusa, opaca, se fue volviendo cálida, a veces y por cortos intervalos traslucida.
La oscuridad abandono mi mente, el corazón palpito con energía nuevamente, en mis extremidades el riego sanguíneo activo mis sentidos y tras instantes de adaptación, de nuevo fui capaz de sentir.
Los sentimientos nuevamente eran confusos, contradictorios, mi mente aun veía entre tinieblas, pero mi piel volvía a ser cálida y la ligereza era recuperada por mis piernas, el sol alternaba las nubes y una corriente eléctrica activo mi cerebro.
Mis ojos se abrieron bruscamente, de golpe la ventana de mi habitación se abrió de par en par, una brisa de fresco aire acaricio mi cara y todo mi cuerpo se sintió rejuvenecer.
En las ramas de los árboles cercanos, se veían tallos incipientes y en la plaza de enfrente, próximos a la fuente, las flores más tempranas llenaban de color el espacio.
El gorgoreo de algunos pájaros rejuvenecieron mi alma y el fluir monótono de los chorros de agua de la fuente sensibilizaron mi piel, sintiéndome vivo por primera vez después de muchos meses.
Mi primavera vital estaba presente, unos nubarrones oscurecieron nuevamente el idílico paisaje, pero en mi mente gravada a fuego perduro el germen de la renovación.
Mis entumecidas articulaciones chirriaron, como pesada armadura, pero después de varios intentos, conseguí levantarme y alejarme de este pesado letargo.
Los nubarrones en el horizonte me dejaban claro que no todo sería fácil, pero tras la larga oscuridad, tras la desesperación, el congojo, la negatividad; la esperanza, la ilusión, el porvenir se abrían camino, con decisión y alegría.
La lluvia alternando con el sol, la quietud con el viento; fueron poniendo mi cuerpo a punto, los rayos de sol alimentaron mi alma y continuas corrientes eléctricas, devolvieron a mi corazón su ritmo normal.
La luz volvió a mis ojos, mi piel se torno cálida y brillante, en mi cara el adusto y ofuscado gesto, dejo paso a la sonrisa y la alegría y el tiovivo de mi existencia volvió a girar, al ritmo de ese carrusel alegre y festivo.

Las nubes se fueron apartando, el sol primero tímidamente, se fue abriendo en el horizonte al tiempo que iba decorando de color las calles y plazas, la gente como por efecto de experimentado prestidigitador fue cambiando sus grises indumentarias, por alegres y vistosos ropajes, y la carcajada y los alegres cánticos de los niños jugando en la plaza, fueron nuevamente la banda sonora de la existencia, renacida.
Mi alma se elevaba, como si de la profundidad de un largo y oscuro pozo se estuviera liberando, y tras un rápido vistazo al pasado, sacudí mi cabeza, deseche todo atisbo de tristeza y pesimismo, y aferrándome a la esperanza, a las nuevas posibilidades, a la VIDA, di pasos firmes, de modo inseguro pero con decisión, vi. alejarse la oscuridad, camine a veces entre tinieblas, otras entre luminosa y atractiva claridad, pero al final con fortaleza, graduamos nuestra propia luz, iluminamos nuestro camino, y con esfuerzo, el camino se fue haciendo firme y protector; a cada paso, un nuevo color aparecía en mi existencia y a lo lejos tras pasar el puente de la desdicha una suave y pertinaz música empezó a acompañarme.
Atrás deje campos yermos, pero al cruzar un nuevo puente un horizonte tapizado de rojas amapolas inyectó de fuerza y pasión mis venas, alterando nuevamente mi ritmo cardíaco

Volví la mirada atrás, nuevamente la inseguridad me invadió, por instantes mi sangre se congeló en las venas , el pánico casi nuevamente llego a paralizarme, pero al levantar la mirada dos alegres golondrinas cantaron a mi alrededor, para emprender un par de metros por delante de mí la dirección del sendero que debía de encaminar.

Entonces lo comprendí, entonces, por fin las nubes desaparecieron del horizonte y la fuerza natural de la vida, la misma naturaleza, como si de un automatismo mágico se tratara, me dirigió, resurgiendo definitivamente de mi prolongado letargo.

.

Anduve con decisión, salte vallas, baldeé ríos y subí escarpadas montañas, pero el pensamiento era claro, no importaba el esfuerzo, las oportunidades estaban en algún sitio, y antes o después se cruzarían conmigo y por fin estaría EN EL SITIO ADECUADO, EN EL MOMENTO OPORTUNO.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s